Por: Andres Eduardo Ibarra Lobo – Ingeniero de Soporte y Desarrollo de Mercado Consumer Music & Audio

Seleccionar los mejores monitores de estudio y configurarlos correctamente en su entorno de mezcla es uno de los elementos más críticos para crear mezclas que se traducirán bien en cualquier altavoz. Casi cualquier persona que haya mezclado un disco ha experimentado la frustración de obtener una mezcla que suene increíble a través de los altavoces en su entorno de mezcla, solo para ponerlo en el equipo de sonido de su auto y preguntarse con confusión: “¡Hey! ¿A dónde se fue la guitarra líder? ”El posible culpable son los altavoces de monitoreo de la forma en que están configurados en el estudio. Este breve tutorial lo ayudara a elegir los mejores monitores de estudio para su presupuesto.

Junto a sus oídos, los altavoces en los que está monitoreando su mezcla son la parte más importante de su estudio. Invertir en un par de monitores de estudio de alta calidad hará que la mezcla sea más fácil y menos fatigante y lo ayudará a convertirse en un mejor ingeniero.

Afortunadamente, una buena configuración de monitoreo es posible en cualquier presupuesto.

Como cualquier altavoz bien diseñado, los monitores de estudio de alta calidad reproducen con precisión las frecuencias en todo el espectro de audio. La diferencia es que los monitores de estudio están diseñados para reproducir la respuesta de frecuencia más plana posible.

¿POR QUE ES IMPORTANTE TENER UN ALTAVOZ CON UNA RESPUESTA DE FRECUENCIA PLANA?

La mezcla en altavoces que no proporcionan una respuesta de frecuencia precisa es como tratar de conducir un automóvil con un parabrisas muy sucio. Los colores tendrán el tono incorrecto, los detalles en el paisaje no serán visibles y los puntos ciegos serán exagerados. Una respuesta de frecuencia plana le ayuda a escuchar con mayor precisión lo que se ha grabado.

En el pasado, muchos altavoces de referencia asequibles estaban diseñados para hacer que la música fuera más agradable de escuchar, lo que significaba que aumentaban o reducían ciertas frecuencias para un resultado estético más favorecedor. La buena noticia es que ahora hay muchos monitores de estudio asequibles que proporcionan una respuesta de frecuencia plana.

Las preguntas que debemos hacernos al seleccionar monitores de estudio para un entorno de mezcla eficiente son las siguientes:

¿Qué tan grande es tu habitación? Si se está mezclando en una habitación pequeña, un monitor de estudio con un woofer de ocho pulgadas podría dominar el espacio. Por otro lado, si está mezclando en una habitación grande, querrá altavoces más grandes para que pueda ejecutar su sistema de monitor de manera más eficiente.

¿Qué tan cerca están tus vecinos? Si se está mezclando en un apartamento, es posible que desee considerar altavoces más pequeños que suenen bien a volúmenes más bajos.

Una vez que haya evaluado su entorno de escucha, escuche algunos monitores . Asegúrate de llevar una amplia variedad de grabaciones bien mezcladas con las que estés familiarizado y que reflejen el tipo de música que mezclarás en tu nuevo sistema de monitores de estudio. Tenga en cuenta que los MP3 pueden sonar frágiles y ásperos en los altavoces de alta fidelidad, así que no use archivos comprimidos.

Los elementos más importantes para escuchar son:

Respuesta en frecuencias bajas. ¿Se escucha apretado y controlado o con boom y mal definido? Los monitores de estudio bien diseñados ofrecen bajos musicales bien potentes. Si no puede escuchar la nota, simplemente “siéntela”, probablemente sea mejor pasar al siguiente grupo de altavoces.

Respuesta en frecuencias medias. Esto puede ser difícil de escuchar porque el clásico ecualizador de “carita feliz” se aplica a casi todos los pares de monitores que han escuchado. Si no está acostumbrado a escuchar altavoces con una respuesta de frecuencia plana, es posible que no esté acostumbrado a escuchar los medios en sus mezclas favoritas. Dicho esto, los buenos monitores de estudio tendrán un rango medio uniforme. Esto es importante porque las voces y la mayoría de los instrumentos “viven” en el rango medio. Asegúrese de que pueda escuchar el ataque de la caja y que las voces y las guitarras son vibrantes y estén presentes.

Respuesta en frecuencias altas. ¿Se escuchan los platillos y los Hi-Hats brillantes? ¿O tienen un borde frágil? Los grandes altavoces de estudio proporcionarán un alto nivel de definición. También deberías poder escuchar las colas de reverberación y la “respiración” en la voz.

Respuesta en frecuencia lineal. ¿Algunos instrumentos parecen más exagerados que otros? ¿Parece que la voz se desvanece a medida que navega por las notas en la melodía? Los altavoces que desee para su entorno de mezcla deben proporcionar una curva de frecuencia lineal y uniforme en todo su rango de reproducción. Un monitor de estudio asegurará que su mezcla se traduzca bien de una habitación a otra y de un altavoz a otro.

Imagen estéreo. Cuando esté mezclando en estéreo, querrá un par de monitores de estudio que proporcionarán una imagen estéreo amplia. Cierra tus ojos. ¿Se escucha la ubicación de los tambores en una batería? ¿Puedes “escuchar la habitación” en la que se grabó la música? Cuanto mejor sea la imagen estéreo en los monitores de estudio, más fácil será separar los componentes en la mezcla.

Finalmente, y lo más importante, su gusto personal siempre será el factor determinante final. No hay respuesta correcta o incorrecta. Elija los altavoces de monitoreo que mejor funcionen para su sala, los géneros musicales en los que trabajará y la forma en que se mezclan. Ve con lo que te dicen tus oídos.

FUNDAMENTOS DE ALTAVOCES

Es importante familiarizarse con algunos términos relacionados con los altavoces y su diseño antes de comprar sus nuevos monitores de estudio. Estos términos le ayudarán a comprender mejor qué tipo de altavoz se adaptará mejor a sus necesidades.

DRIVER. El driver es la parte del altavoz que produce ondas sonoras. Cuanto mejor sea la calidad del driver, mejor reproducirá las ondas sonoras y mejor será el trabajo de un ingeniero de mezcla.

DRIVER DE FRECUENCIAS ALTAS O “TWEETER“. Este es el componente del altavoz responsable de la reproducción de frecuencias medias altas y altas. Los tweeters de alta calidad generalmente se construyen con materiales como titanio, seda, aluminio y berilio. Hay varios diseños diferentes de drivers de alta frecuencia. Algunos tipos comunes que se encuentran en los monitores de estudio son:

Soft Dome o “Domo blando”. Esta forma redonda de este tipo de diseño irradia sonido con un amplio patrón de dispersión para crear un punto dulce más grande. Cuanto más grande es el diámetro de la cúpula, más ancho es el punto dulce. Por lo general, estos diseños son conocidos por su sonido suave y definido, como la seda.

Eliptical Waveguide o “Guía de onda elíptica”. Una guía de ondas elíptica está diseñada para dar forma al frente de onda de frecuencias altas de un tweeter de domo blando, controlando el patrón de dispersión para que sea lo más uniforme y suave posible. Al minimizar las reflexiones iniciales, la respuesta se vuelve más consistente tanto en el eje como fuera de él. Para monitores de estudio con estas características, facilitan el ensanchamiento de la dispersión horizontal para proporcionar un punto dulce más amplio mientras se mantiene un plano vertical estrechamente enfocado. El resultado son mayores detalles y profundidades que revelan trasientes sutiles, reverberaciónes delicadas y una experiencia de audición constante en cualquier entorno mixto.

Air Motion Transformer o “Transformador de movimiento de aire” (AMT). Este diseño emplea un material ultraligero que está incrustado con un circuito de aluminio que funciona como una bobina de voz. Este material se dobla como un acordeón y se mueve como un fuelle, lanzando ondas sonoras desde las dos superficies que se precipitan una hacia la otra. Este diseño proporciona un área de proyección mucho más grande que un tweeter de domo tradicional, por lo que su cobertura somora es mucho más grande.

Debido a que el diseño de AMT es tan eficiente, es capaz de dar una respuesta transitoria muy rápida, incluso a frecuencias ultra altas. Esto le permite escuchar más el “aire” y el “espacio”, proporcionando un sonido mucho más natural. 

Driver de baja frecuencia o woofer. Este driver produce las frecuencias bajas y medias para su altavoz. Debido a que es responsable de producir ondas sonoras más grandes (cuanto más baja es la frecuencia, mayor es la onda sonora), un woofer requiere un amplificador de mayor potencia que los tweeters. Los drivers de baja frecuencia de alta calidad generalmente están hechos de materiales muy duros y rígidos, como el compuesto de vidrio o el papel reforzado con vidrio. Ambos materiales son capaces de soportar el abuso que recibe un altavoz de graves, y cada uno tiene su propio conjunto único de beneficios. Un driver de estas características utilizados en los monitores de estudio, proporcionan un patrón de dispersión constante, creando un sonido transparente y cohesivo. Un driver de baja frecuencia construido de papel reforzado con vidrio, usados en algunos monitores de estudio, es más liviano, más eficiente, reproduce el mismo volumen con menos energía y puede reproducir mejor los transitorios debido a su rápida respuesta .

Nota: En un sistema de altavoces de dos vías, los elementos de alta y baja frecuencia comparten la responsabilidad de la reproducción en frecuencias medias. Un sistema de altavoces de tres vías proporciona un driver separado que esta dedicado a la reproducción de frecuencia medias. Si bien los monitores de estudio de tres vías no son tan comunes como los sistemas de altavoces de dos vías, no son desconocidos, por lo que es importante mencionar la diferencia.

Puerto acústico. También conocido como  Bass Reflex “reflejo en bajos”, un puerto acústico redirige la presión hacia el interior producida por el movimiento hacia afuera de los altavoces. El movimiento hacia atrás del diafragma empuja las ondas sonoras fuera del puerto y aumenta el nivel de sonido general. Los diseños de altavoces con puertos son mucho más eficientes porque la potencia que mueve el driver produce dos ondas sonoras en lugar de una.

Altavoces activos y pasivos. Los monitores de estudio activos tienen un amplificador de potencia  interno que ha sido diseñado para alimentar de manera óptima los drivers. Esto elimina las conjeturas de elegir la combinación correcta de altavoz / amplificador.

Por otra parte, los monitores de estudio pasivos no tienen un amplificador integrado y requieren alimentación externa. En general, una clasificación de potencia más alta (en vatios) dará mas Headroom y una salida más fuerte y limpia, independientemente de si un monitor de estudio es activo o pasivo.

Biamplificación. Un monitor de estudio biamplificado tiene dos amplificadores en el interior: uno dedicado a la alimentación del driver de frecuencia alta y el otro dedicado a la alimentación del driver de baja frecuencia. Al separar las frecuencias antes de que lleguen a los amplificadores, un sistema de altavoces biamplificados elimina una de las principales fuentes de distorsión de intermodulación. El sonido resultante es más abierto y claro y menos fatigante.

Crossover: El crossover separa las frecuencias que entran en un altavoz y las distribuye adecuadamente entre el woofer y el tweeter. Esto ayuda a que el monitor funcione de manera más eficiente y reproduzca el espectro de frecuencia de manera más confiable, ya que cada componente solo propaga el rango de frecuencias para el que es más adecuado.

Además de los diseños de monitores de estudio convencionales, existen otras configuraciones de altavoces que ofrecen beneficios únicos:

Midwoofer-Tweeter-Midwoofer (MTM)

Las configuraciones de los altavoces MTM,, cuentan con dos drivers de rango medio que cubren el mismo rango de frecuencia, con un driver de alta frecuencia entre ellos. Debido a que los dos woofers cubren el mismo rango de frecuencia y se colocan de manera que sus centros acústicos están separados por menos de una longitud de onda, la señal combinada de los dos drivers se propaga hacia adelante como una sola forma de onda. Esto proporciona una salida mucho más dinámica que el tamaño relativamente pequeño de este tipo de altavoz normalmente. Los dos woofers también trabajan para contener parcialmente la dispersión del tweeter, minimizando el desplazamiento de fase. Esto da como resultado una respuesta de frecuencia más suave y un escenario de sonido estéreo ultra amplio, detallado con mayor disperión.

ALTAVOCES COAXIALES

Un altavoz coaxial ubica el driver de alta frecuencia en el centro y en el mismo eje que el controlador de baja frecuencia, que es similar a la forma en que funciona el oído humano. Los diseños de altavoces coaxiales ofrecen una respuesta simétrica tanto horizontal como vertical. Esto significa un “punto dulce” más amplio que es más consistente en toda la habitación. Los altavoces coaxiales diseñados adecuadamente también pueden ofrecer una transición de cruce sin problemas debido a su respuesta simétrica.

Debido a que los elementos de alta y baja frecuencia provienen de la misma fuente puntual, los altavoces coaxiales pueden ofrecer un punto dulce de gran amplitud, una reproducción de transitorios más realista y confiable, y un increíble paisaje sonoro en 3D. Sin embargo, para obtener los beneficios que un parlante coaxial puede proporcionar teóricamente, se debe tener mucho cuidado para garantizar que la alineación de fase y tiempo sea precisa. Se requieren grandes cantidades de procesamiento, como las que proporciona el DSP a bordo de cada monitor de estudio para ejecutar los algoritmos de alineación y los filtros FIR necesarios para un rendimiento coaxial óptimo.

El punto dulce: ¿Qué tan ancho es ancho?

Cuando compre monitores de estudio, lo más probable es que lea mucho sobre “el punto dulce”. Esta es la posición intermedia entre los dos lados de un sistema estéreo, donde los altavoces se superponen, y es donde la imagen estéreo será la mejor. En general, cuanto más amplio sea el punto óptimo, mejor será la imagen estéreo. Si bien todos los monitores de estudio están diseñados para funcionar en un sistema estéreo, algunas variaciones de los monitores de estudio están diseñados para proporcionar imágenes estéreo excepcionales.

Si la creación de un campo estéreo multidimensional y detallado forma parte de su filosofía de mezcla, es posible que desee considerar una de estas variantes como su principal sistema de monitoreo:

Amplio: los parlantes AMT brindarán una imagen estéreo más amplia que un monitor de estudio bidireccional convencional debido a su área de cobertura superior con un diseño de driver de alta frecuencia único y su capacidad para reproducir audio realista.

Ultra-ancho: los altavoces MTM utilizan sus woofers duales para contener la dispersión del tweeter centrado entre ellos para limitar el desplazamiento de fase y crear un campo estéreo ultra-ancho.

Ultra ancho y profundidad: los altavoces coaxiales utilizan su respuesta simétrica y su centro acústico único para proporcionar la imagen estéreo más amplia y tridimensional.

Selección de subwoofers de estudio

Los subwoofers se han vuelto comunes en los equipos de sonido para automóviles y hogares. Debido a que, en última instancia, su mezcla se reproducirá en el auto de alguien o a través de su sistema de parlantes de escritorio, teniendo en cuenta, se debe considerar verificar el contenido de graves profundos en su mezcla, especialmente si el oyente objetivo de su mezcla desea escuchar y sentir ese extremo bajo extendido.

Agregar un subwoofer a su sistema de parlantes hará que el cableado y la calibración de la configuración de monitoreo de su estudio sean un poco más complejos, pero cuando se sintoniza con cuidado en el sistema estéreo de rango completo, un subwoofer naturalmente extenderá el extremo bajo sin eclipsar su altavoces de rango completo. Un sistema de altavoces 2.1 debidamente calibrado puede mejorar su entorno de mezcla descargando gran parte de la reproducción de las frecuencias bajas al subwoofer, permitiendo que los drivers de baja frecuencia de los altavoces de rango completo se centren en los medios bajos.

Algunos subwoofers, le permiten omitir el subwoofer momentáneamente con un footswitch, lo que le permite comparar su mezcla con o sin el subwoofer activado. Esto es muy importante, ya que le permite asegurarse de que los bajos de su mezcla funcionarán igual de bien en los sistemas de altavoces estéreo sin un subwoofer conectado.

Como todos los subwoofers PreSonus, ofrecen un Low Pass Filter o filtro pasa bajos variable integrado. Esto le permite ajustar la transición del cruce entre sus altavoces de rango completo y su subwoofer, asegurando una respuesta de frecuencia más uniforme. Si el subwoofer de su estudio no tiene esta función, deberá comprar un crossover externo para este propósito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *